El anuncio de Navidad de WWF se aleja del mensaje tradicional navideño y pide implicación para conseguir un futuro mejor

Please log in or register to like posts.
News

Todo el mundo sabe que el planeta no vive sus mejores momentos y que si no hacemos algo pronto lo acabaremos pagando dentro de no mucho tiempo tanto nosotros como todos los que están por venir. Lo sé yo, lo sabes tú y, por supuesto, también lo saben las marcas. Algunas han decidido hacer caso omiso y seguir con su historia de siempre. Mientras que otras, en mayor o menor medida, han llevado a cabo un cambio radical de su identidad, adoptando estrategias de comunicación específicas con el fin de cambiar su posicionamiento y ofrecernos una versión de ellas mismas distinta. Más empática. Más humana.

Aunque cada vez son más las marcas que apuestan por la lucha por el cambio climático, no hay que olvidarnos de que hay otras que ya llevan mucho tiempo tratando este tipo de asuntos y advirtiéndonos de que los excesos que tomamos nos pasarán factura. WWF, por ejemplo, es una de esas marcas y estas navidades ha optado por transmitirnos una historia muy distinta a lo que normalmente solemos ver durante estas fechas.

Tanto la magia, las luces de colores, como las emociones positivas están muy bien, pero no hay que olvidarnos de que la Navidad también están para recordar que todo aquello que nos rodea puede mejorar con pequeños actos, siempre y cuando nos lo propongamos. Es tiempo de caridad, de ayudar al más necesitado, y este año el que más lo requiere no solo es el sintecho de la esquina de tu casa que no va a poder permitirse disfrutar de la Navidad como el resto, sino nuestro planeta, el cual no puede respirar como quisiera. Hoy nuestro planeta está más necesitado que nunca.

La Tierra se ahoga y se quema por nuestra culpa. WWF con su anuncio de Navidad pretende recordar que ahora más que nunca existe la imperiosa necesidad de adoptar un futuro mejor. Ya no vale con ser conscientes, hay que actuar, tomar medidas. Porque toda acción por pequeña que pueda parecer cuenta.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) este año nos trae la historia de una pequeña joven activista que se encuentra en pleno Amazonas, el pulmón del mundo, para impedir que una excavadora acabe con la vida de un jaguar y destruya el lugar, talando e incendiando árboles —acciones reales que constantemente atentan contra el planeta—. Una situación que aparentemente parece que la protagonice ella en persona, junto a otros activistas, pero al final del anuncio vemos que realmente ni ella ni el resto están ahí para impedirlo, al menos no de forma física. Tanto su ayuda como la del resto de socios de WWF llega desde la distancia y no por eso resulta menos efectiva. Es hora de tomar cartas en el asunto y los únicos que lo podemos hacer somos la gente de a pie con nuestra participación activa.

La directora de campañas de WWF, Fanny Calder, hace mención a la importancia de actuar como grupo y la ventaja que ello supone: “a menudo sentimos que, como individuos, somos incapaces de detener la destrucción de la naturaleza. Pero cuando pensamos en nosotros mismos como un colectivo, tenemos poder real”. Y que para poner fin a problemáticas como la deforestación “es esencial que las personas y la naturaleza trabajen juntas, no en contra”.

En fin, ¿y tú qué opinas de todo esto?

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *