Regresa la icónica zanahoria de Aldi con la voz de Robbie Williams en su spot navideño

Please log in or register to like posts.
News

Si algo no defrauda, o al menos pocas veces lo hace, es la publicidad que da la bienvenida a la época más comercial del año: la Navidad. Nada más terminar la campaña de Halloween, durante la primera semana de noviembre, ya empezamos a ver los primeros resultados de todo un año de gestión creativa publicitaria por parte de las marcas. Y este año todo indica que podremos ser testigos de anuncios muy interesantes.

Aldi, por ejemplo, ha sido una de las primeras marcas que se ha estrenado y una vez más nos trae de nuevo su ya icónica zanahoria: Kevin The Carrot. Sin embargo, esta vez la entrañable hortaliza nos trae algo más que una historia. Y es que en esta ocasión la marca de supermercados no se ha conformado con tan solo relatarnos una historia navideña, sino que ha querido ir más allá y ha puesto toda la carne en el asador presentándonos lo que podría definirse como su propia versión publicitaria de The Greatest Showman: un musical protagonizado por vegetales y orquestado por la voz de, ni más ni menos, que Robbie Williams, quien nos deleita con una versión ad hoc de Let me entertain you.

El anuncio en sí no tiene desperdicio: breve, conciso y entretenido. Como bien verás a continuación, Kevin The Carrot se ve envuelto en una situación algo apurada de la que consigue librarse gracias al poder de la amistad y brindarnos con un sensacional espectáculo, al más puro estilo circense, repleto de ricos manjares por todas partes.

La colaboración con el cantante británico ha sido un increíble acierto, dado que, además de contar con la popularidad y el engagement que esta pueda generar, Aldi también cuenta con el plus de que estas navidades Robbie Williams lanza a la venta un álbum cargado de jingles navideños y, por lo tanto, aunque la marca de supermercados no obtiene un beneficio económico directo de ello, sí que le puede sacar partido a este vínculo especial que se ha generado este año entre el cantante y la festividad. En definitiva, una magnífica casualidad —o no— de la que ambos probablemente saldrán beneficiados.

 

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *