“The plastic issue”: El plástico en los mares no está de moda

Please log in or register to like posts.
News

La publicidad, la versión más comercial de la misma, siempre se ha caracterizado, en gran medida, por convertir la realidad en un multiverso compuesto por infinidad de escenarios, alterados y edulcorados con una paleta repleta de colores, preciosos y resplandecientes, dejando atrás la escala de grises de la que tanto se caracteriza nuestro entorno común con el fin de transmitirnos una serie de sensaciones únicas que nos hacen ver el mundo de otra manera. Por otro lado, además de tener esa función distorsionadora, la publicidad también tiene la capacidad de transmitir un mensaje a un gran público con un formato concreto, adaptándolo a un determinado soporte y transmitiéndolo a través de un medio específico. ¿Conclusión? La publicidad en sí misma tiene un gran poder de influencia social. Por eso mismo, más allá de vendernos el último aspirador del mercado, también sirve sobre todo para destacar problemas sociales, elevándolos a una categoría privilegiada de expectación social.

Así pues, cuando surgen temas de importancia global como la contaminación causada por la acumulación de productos de plástico y la irreversible alteración que eso supone en el medio ambiente debido a sus efectos adversos, la publicidad se convierte en una herramienta de lo más útil para concienciar a las masas —con un sentido muy optimista en la mayoría de los casos— sobre lo perjudicial que resulta todo eso.

Cada vez más se ven campañas que nos informan sobre ello, sin embargo, no todas consiguen llamar la atención. Solo unas pocas son capaces de captar nuestro interés y desviar nuestra atención durante unos instantes de nuestra ajetreada vida social. La organización danesa Plastic Change, por ejemplo, lo ha conseguido en su última campaña.

Año tras año, las revistas de moda durante estas fechas veraniegas se han caracterizado por mostrarnos siempre modelos atractivas posando en bañador en playas increíbles de aguas cristalinas —actualmente en peligro de extinción—. Algo que en un futuro no muy lejano ni siquiera la publicidad podrá enmascarar. Y eso es exactamente lo que quiere advertirnos la organización: este tipo de imágenes no se corresponden con la cruda realidad de la que todos deberíamos ser conscientes. Por eso mismo, Plastic Change, mediante un giro creativo, ha creado una revista especial titulada “The Plastic Issue”, sin filtros de Photoshop, donde se nos muestra la realidad “tal cual es” en muchos de los casos.

 

Reactions

0
1
1
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *