La industria automovilística conquista los patrocinios de League of Legends en Europa

Please log in or register to like posts.
News

A lo largo de los años la industria de los videojuegos se ha convertido en una de las más populares dentro del mundo tecnológico. Gracias a la extraordinaria labor de las desarrolladoras y la calidad de sus productos, además de la gran aceptación por parte del público y los avances tecnológicos, se ha conformado como una de las más cotizadas del momento. Sin embargo, todo esto no sería posible si no fuera por el gran número de seguidores interesados en esta industria que sigue en constante que crecimiento.

Cada vez son más los jóvenes y adultos que hacen espacio dentro de sus momentos de ocio para poder hacer disfrute de los videojuegos. La mayoría lo hacen para pasar el rato y divertirse solos o con amigos, pero hay otros que incluso ganan dinero con ello. Me refiero a cuando el jugar a un videojuego se convierte en algo profesional con lo que uno puede ganarse la vida. He ahí cuando entra en escena lo que se conoce como deportes electrónicos o e-Sports que, como bien dice su propia denominación, su función no es otra que la de hacer del videojuego un deporte profesional que sigue una serie de reglamentaciones concretas creadas por los desarrolladores de videojuegos para distintas comunidades de jugadores, es decir, lo que viene a ser una nueva forma de divulgación masiva de lo que comúnmente se conoce como deporte competitivo.

Para cualquiera que no esté familiarizado con el mundo de los deportes electrónicos, todo esto se le puede antojar como algo extraño, incluso sin sentido, pero no, para nada. Lo importante en los deportes electrónicos no es el esfuerzo físico —que también— o la destreza de los jugadores con un balón, sino todo lo contrario: es algo que requiere ante todo un gran esfuerzo mental y una preparación basada, en la mayoría de los casos, en un planteamiento de tipo estratégico acerca del juego. Además de eso, a diferencia de otros deportes tradicionales, los e-Sports cuentan con otras plataformas de difusión a través de las cuales los espectadores pueden acceder a verlos, como Twitch —la plataforma de streaming más popular en el mundo de los videojuegos—, por eso la correcta gestión de la expectación se convierte en algo fundamental.

Se podría decir que los deportes electrónicos han llevado la interacción con los videojuegos a otro nivel. ¿Acaso puede tener expectación ver jugar a alguien a un videojuego? Sí, y mucha, creedme. De hecho, al igual que en cualquier deporte, en los e-Sports se disputan partidos de forma regular y en muchas ocasiones cuentan con más audiencia que cualquier otro deporte tradicional. Los seguidores de los e-Sports no solo siguen las competiciones disputadas a través de canales temáticos de divulgación como YouTube o Twitch, sino que también llenan estadios, como por ejemplo el de Vistalegre, en Madrid, concretamente el año pasado, para dar cabida a la final europea de uno de los videojuegos competitivos más conocidos del momento: League of Legends. Un evento al que asistieron más de once mil personas.

League of Legends, comúnmente conocido como LoL, es un videojuego tipo MOBA —Multiple Player Online Battle Arena— que nació en 2009 de manos de Riot Games y desde entonces se ha convertido uno de los videojuegos más queridos por los usuarios de juegos multijugador online a nivel internacional. Cuenta con infinidad de atractivos pero su verdadera razón de su éxito, sin lugar a duda, es que cada año se reconvierte y nos ofrece siempre la mejor versión de sí mismo. Constancia, dedicación e innovación.

Este año nos trae novedades y una de ellas se centra en un cambio sustancial en el competitivo europeo. Y es que de cara este año, su propuesta para los equipos ha sido distinta al resto y la liga que hasta ahora conocíamos, la LCS, ha dejado de existir como tal, para dar paso a la LEC, un nuevo sistema de franquicias donde solo hay cabida para los mejores equipos.

Al parecer, el cambio ha sido tan importante que ha llamado la atención de la industria automovilística —muy relevante en cuanto a inversión publicitaria se refiere— y marcas del calibre de Audi (Origen) y Mercedes (Sk Gaming) se han convertido en los patrocinadores de algunos de los nuevos equipos de la LEC. Incluso la propia LEC ahora también cuenta con Kia como patrocinador. No cabe duda de que este acontecimiento demuestra que los e-Sports se han convertido en una industria por la que vale la pena apostar, pero también y, lo más importante, es que hay una clara sensación de que el mundo de los deportes electrónicos aún tiene mucho recorrido por delante y mucho por ofrecernos. Quién sabe qué marcas serán las próximas en apostar por esta industria.

Audi l Origen

Mercedes l SK Gaming

Kia l LEC

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *