John Lewis conquista de nuevo las navidades con su storytelling ðŸ¶ðŸŽ„

Hay muchas formas de inaugurar la Navidad, pero para mi no hay nada como el tradicional spot de John Lewis. La sinceridad siempre por delante, ya sabéis. Y os preguntaréis: ¿y los de la Lotería de Navidad qué? Pues, a pesar de que estos últimos años el nivel ha sido muy alto -Leo Burnett ha hecho un gran trabajo-, nunca he sentido la misma afinidad. Siempre he conectado más -emocionalmente- con los de John Lewis. Tienen un no sé qué que hace que te quedes ensimismado unos segundos delante del ordenador -tablet, móvil o lo que sea donde lo veas- y digas: “wow, como la han clavado otra vez”. Bien, pues este año el “wow” se repite. No hace ni unos minutos que he terminado de verlo y he venido como un loco al blog a redactar este post. Las emociones aún estaban frescas y a mi siempre me gusta que eso se vea reflejado en el texto.

Si estáis al corriente un poco del tema sabréis que la prestigiosa agencia inglesa Adam&EveDDB desde hace ya varios años es la agencia encargada de agitar la varita mágica y traernos cada Navidad un anuncio de John Lewis que queda perpetrado en nuestra memoria. Este año no ha sido la excepción y ha vuelto a repetir su fórmula mágica. Esta vez el protagonista ha sido un Boxer, de ahí que la campaña lleve por claim #BusterTheBoxer.

Si hay una cosa que más odio en el mundo son los spoilers y en publicidad igual. Cuando hay un anuncio que merece ser visto sin ningún tipo de opinión previa que sugestione y condicione nuestra percepción del contenido, prefiero no decir nada y que seáis vosotros mismos quienes lo juzguéis por vuestra cuenta. Os lo dejo aquí mismo. Dadle al play y continuamos abajo. ¡Hasta ahora!

Bueno, ¿qué tal? ¿Como os sentís del 1 al 10? ¿No puedes contener tu emoción? ¿No te ha calado tanto como otros años? ¿Indiferencia absoluta? A mi, personalmente, me ha encantado pero quizás no tanto como otras veces. El advert sigue la misma línea de estos últimos años y transmite connotaciones parecidas: afectividad, cercanía, familiaridad, amistad, etc. Pero, no sé, falta un no se qué que no se qué, ¿me explico? Aun así, a mi ya me han ganado.

En esta ocasión el protagonista de la historia ha sido un entrañable Boxer llamado Buster -probablemente todos los que tengáis o hayáis tenido un perro conectaréis de inmediato con él-, al cual le han acompañado una serie de animales salvajes inesperados -una pareja de zorros, un tejón, una ardilla y un erizo-.

La banda sonora, como siempre, todo un acierto. Esta vez han elegido una versión del tema musical One day I’ll Fly Away, interpretada por el grupo Vaults.

La finalidad del comercial no es otra que la de transmitirnos un mensaje muy palpable: no hay nada como la emoción de regalar algo. Y eso es exactamente lo que percibe la pequeña Bridget, a quien le encantan las camas elásticas, cuando ve a su perro saltando en ella como un loco en el jardín.

Según comenta el diario británico The Telegraph, el portavoz de John Lewis comentó que el anuncio del año pasado había sido demasiado sombrío y los grandes almacenes se querían alejar de esa sadvertising. Y la verdad es que está en lo cierto, “Man On The Moon” -a pesar de tener un final feliz- trataba un tema más dramático de lo habitual -la soledad que puede conllevar la senectud- y eso a mucha gente le caló muy hondo. De hecho, se convirtió en el insight de moda de bastantes campañas durante esa Navidad.

John Lewis, además de la inversión en medios tradicionales -Televisión, principalmente-, pretende inaugurar por todo lo alto la temporada navideña en Londres y llevar a cabo una recreación del anuncio en VR en su tienda insigne de Oxford Street.

El “Buster’s Garden” funciona a través de la tecnología que proporciona Oculus Rift y pinta muy bien. Seguro que se convertirá en una de las experiencias más mágicas para muchos niños. Además, para los no tan niños también han preparado un filtro de Snapchat -geolocalizado en sus tiendas- para compartir y difundir el momento.

¡Pero aún hay más! También han puesto a la venta -como otros años- los peluches de los protagonistas del storytelling, además de piezas de ropa y, cómo no, la cama elástica -artífice de la felicidad perruna de Buster y su dueña-. Un 10% de las unidades vendidas de juguetes será destinada a la fundación “The Wildlife Trusts”. 

En el site que han preparado ad hoc informan absolutamente de todo lo que han hecho para esta campaña. Si queréis echarle un vistazo aquí lo tenéis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s