El branding escatológico de Poo~Pourri es lo más

En publicidad muchas veces para impresionar al público tenemos que recurrir a lo extraordinario. Una buena forma de que un anuncio consiga ser memorable es a través del humor. Es complicado conseguir hacer reír, de hecho, dicen que es más difícil que hacer llorar a alguien, pero en realidad, no lo es tanto si se conoce bien al público al cual nos nos queremos dirigir. Eso es fundamental a la hora de trazar la estrategia de comunicación pertinente. A veces tenemos la ventaja de que lo que vende una marca, sea un producto o un servicio, le resulta familiar al público potencial en cuestión, entonces, es más fácil que la persona receptora del discurso se sienta cómoda y pueda generar algún tipo de respuesta emocional, incluso puede que consiga reírse. Eso se debe a que el público ya está familiarizado con los valores y significados de la marca y por lo tanto, para bien o para mal, es mucho más fácil que su respuesta emocional se vea magnificada. Pero eso no siempre es así, porque cuando una campaña consigue dar en el clavo… da igual todo lo demás.

Para ver de forma pragmática esta cuestión os traigo una campaña de una marca que no es líder en su mercado -cabe destacar que es muy competitivo- y que ha conseguido convertirse en viral gracias al humor. Se trata de Poo~Pourri una marca de productos para el hogar, cuyo catálogo está repleto de aromatizantes y neutralizadores de olores de todo tipo. Y como decía, no encabeza la lista de marcas líderes de su sector, pero nadie les gana en cuestión de personalidad y posicionamiento. Eso es lo bueno de ser una marca independiente que no forma parte de un gran conglomerado como P&G o Unilever que, aunque se gastan millones al año en publicidad y marketing, su filosofía, en muchas ocasiones, se convierte en un condicionante que limita la posibilidades creativas.

header-logo

Poo~Pourri se caracteriza por ser una marca con una branding arrollador y muy bien definido. Se podría decir que tanto la imagen corporativa (tipografía y composición gráfica del logotipo) como el resto de elementos de la marca destacan por su componente retro. Tan solo con observar su catálogo vemos como todos sus productos podrían encajar perfectamente en una tienda de esencias de época, aunque no una cualquiera, sino más bien una reversionada por Baz Luhrmann, porque aun teniendo ese toque decadente chic, hay constancia de una iconotextualidad cargada de unas connotaciones con un sentido del humor muy contemporáneo.

Uno de sus productos que mejor ejemplifica su expresión transversal entre lo retro y lo moderno es la “Potty Box Classic”, cuyo packaging tiene doble lectura. Si solo nos fijamos en el exterior percibimos que el continente tiene un diseño cuidado, además de ser elegante y tener un toque auténtico que nos evoca a una época pasada. Pero cuando lo abrimos es cuando realmente viene la sorpresa. ¡Es un WC! Bueno, lo imita, claro. Y para colmo nos dan una garantía incondicional libre de olores, “Stink Free”. Impresionante, en serio, ¿se puede pedir más? Qué genialidad.

Como podéis ver no cabe duda de que si existe un nombre para su branding el más adecuado es el de “branding escatológico”, ¿verdad?

No han podido trabajar mejor el naming. Es un híbrido entre el inglés y el francés. “Poo” significa “caca” en el inglés coloquial, mientras que “pourri”, en francés quiere decir “podrido”. Traducido a nuestro idioma sería: “caca podrida”. Pero lo que verdaderamente interesa no es su traducción literal, sino lo que nos transmite la marca original cuando la leemos. Así pues, nos quedariamos con que Poo~Pourri es un nombre delicado, cursi y que además tiene cacofonía.

Hace unos días la marca decidió invitar a su público a explorar su mundo aún más de cerca con una campaña muy atrevida que muestra lo que deberíamos hacer en una fiesta si nos surge la necesidad de hacer aguas mayores y que nadie se de cuenta de ello. “How to Poop at a Party” se ha convertido en viral con más de 7 millones de visualizaciones en Youtube y difusión a diestro y siniestro en medios de todo el mundo, incluido el nuestro. Aquí lo tenéis.

Pero ese no ha sido su único éxito hasta la fecha. Durante tres años consecutivos han conseguido que su branded content y todos sus vídeos se hicieran virales y registraran millones de visualizaciones en Youtube. El año pasado consiguieron 12 millones con su hit musical “Imagine Where You Can GO”; en 2014, 15 millones con “Even Santa Poops” -este tenéis que verlo sí o sí-; y en 2013, con Girls Don’t Poop” han llegado a registrar 37 millones. ¡Casi nada! En definitiva, Poo~Pourri sabe perfectamente cómo llegar a las masas y cómo dejarnos boquiabiertos. Son unos genios del marketing viral.

“Los spots están basados en la verdad humana de que cuando vamos al aseo en lugares públicos nos hace sentir vulnerables. Pero cuando usas Poo~Pourri, es como tener un súper poder. Puedes ir a donde quieras y dejar el aseo oliendo mejor de como te lo encontraste” comenta Nicole Story, escritora y directora de “How to Poop at a Party”.

¡Y eso es todo! Para finalizar, a continuación os dejamos una recopilación algunos de los frames más memorables de Bethany Woodruff, la embajadora de Poo~Pourri y protagonista de todas las piezas publicitarias de la marca.

 

33d80bcad6e4a65ab9d682db5ce7afaa

b7899e366e2287e9029cdc4e63baf75c

676836241849f7bb2320d0161de67bef

3ea6ac0ac95e5fec03d9dfb682278d1c

d7213f19dfb1121206209b39a59e468d

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s