La campaña de “Project Literacy” de Pearson quiere acabar con el analfabetismo mundial

¿Recordáis la genuina campaña de “Dumb Ways to Die”?  Trataba de concienciar a la gente sobre la “estupidez” que puede suponer que te atropelle un tren que va en línea recta y puedes evitar perfectamente. A McCann Melbourne se les planteó ese reto y podían haber hecho el típico anuncio institucional, serio y 0% de humor, pero no, decidieron optar por mezclar un humor poco convencional, una melodía muy pegadiza y un fantástico elenco de fantásticas criaturillas animadas. El anuncio, cuando menos creativo y original, afrontaba una situación que no dejaba de ser escalofriante, hablar sobre muertes nunca es plato de buen gusto, y consiguieron darle un giro de 360º para que todos los públicos pudieran ser susceptibles al mensaje. Y vaya si lo consiguieron; fue todo un caso de éxito.

En menos de 24 horas de su lanzamiento la canción del spot consiguió escalar el Top 10 de iTunes y hasta ahora ha acumulado más de 120 millones de visitas y casi 1 millón de likes en Youtube, unas cifras a las que tan solo las celebridades del mundo Pop consiguen llegar. Su aplicación para moviles en formato de advergame también cosechó el mismo éxito que el spot. La primera versión se posicionó en la primera posición de juegos más jugados en 22 países, incluyendo el Reino Unido, Canadá, Australia, Estados Unidos (y España si no recuerdo mal) con más de 103 millones de descargas. Y la segunda versión, “Dumb Ways to Die 2: The Games”,  lanzada dos años más tarde, consiguió llevar el alcance de la campaña hacia unos límites insospechados: nº1 en más de 83 países, con más de 65 millones de descargas.

A la campaña no le faltaron premios, de hecho fue la más premiada de la historia de Cannes con 28 leones, incluyendo cinco grandes premios.

Se podría decir que “Dumb Ways to Die” se convirtió en un modelo de referencia de creatividad publicitaria. Hasta ahora ninguna marca había decido hacer nada parecido, pero tras haber pasado ya cuatro años, FCB Inferno ha bebido de esa fuente y ha creado una campaña cuando menos agridulce. Si “Dumb Ways to Die” trataba un tema comprometedor y de mucho respeto, la campaña global de “Project Literacy” de la editorial educativa Pearson ha roto los esquemas por completo. ¿Cómo? Pues creando un alfabeto donde cada letra del mismo representa uno de los catastróficos y terribles problemas que acechan el mundo contemporáneo. Y os preguntaréis: ¿y qué tiene que ver todo esto con una editorial? Pues el Analfabetismo (con A mayúscula), aunque no es un problema que reúna las mismas connotaciones negativas (violencia, terrorismo, muerte…) que cargan los demás problemas, sí que es uno de los problemas más graves de siglo XXI. De hecho, es el origen de muchos otros.

La carencia de valores humanitarios es en gran parte proporcional al grado de inclusión social del ser humano. La educación y la formación de cualquier individuo son cruciales para su desarrollo como seres afines a un sistema social basado en la ética y la moral. La línea entre el mal y el bien es extremadamente fina y cuanto menos hagamos para fortalecerla, más haremos para que el mundo sea un lugar más peligroso y monstruoso.

51d8e8de900bcf3c6127ae066d62ba64

“Project Literacy” es un proyecto de alfabetización que tiene como fin fomentar la lectura y la escritura como hábitos al alcance de todos. La editorial quería crear una campaña que aumentara la sensibilidad social sobre la gravedad y consecuencias que implica el analfabetismo, y consiguiese el suficiente impacto como para que las Naciones Unidas consigan tener en consideración la problemática y lleguen a plantearlo como uno de los objetivos de desarrollo sostenible para que en el año 2030 ningún niño nazca con riesgo de analfabetismo.

El spot de la campaña tiene una duración de 90″ y tiene como tema musical un hit de los años 40, A you’re Adorable, que crea un fuerte contraste de emociones frente a la sensación desgarradora que nos deja la narración audiovisual. Cada una de las letras está representada con esculturas hechas a mano por el artista Wilfred Wood.

La campaña ha apoyado todo su peso mediático en las redes sociales. Facebook, Instagram, Twitter, Youtube y Tumblr, son las plataformas que se han encargado de transmitir algunas experiencias reales sobre personas afectadas por el analfabetismo bajo la voz de algunos influencers como la cantante Lily Cole o el excéntrico magnate Richard Branson.

Finalmente, han creado un site interactivo en el que no solo podemos ver más a fondo cada uno de los 26 problemas reflejados en el ABC creado por Pearson, sino firmar y dar nuestro apoyo a la causa que lucha en nombre de una comunidad silenciosa de más de 757 millones de personas analfabetas.

¿Conclusión? En una sociedad increíblemente infoxicada en la que cada vez es más difícil sensibilizar a la gente, una campaña como esta nos recuerda que aunque no podamos ni tú ni yo conseguir la paz mundial, por lo menos, seamos conscientes de la realidad que nos rodea y si además podemos contribuir para intentar desutopizar ese ideal, ¿por qué no hacerlo?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s