388 Views

Esto es lo que sucede cuando una marca pierde su color

Una de las cosas más increíbles del mundo del diseño es la infinidad de posibilidades creativas que ofrece. Explorar nuevos caminos y expandir nuestro potencial creativo solo es cuestión de voluntad. No hace falta siempre tener talento, a veces aplicando un poco de ingenio y técnica se pueden conseguir resultados extraordinarios.

Si hay algo que me encanta son los ejercicios de branding que hacen algunos diseñadores gráficos con los logotipos de algunas de las marcas más influyentes del momento para descubrir las múltiples facetas inexploradas que nos ofrece el espectro visual del branding.

Hoy, por fortuna la mía, he dado con un trabajo relacionado con uno de los elementos más importantes en el mundo del diseño: el color. La cuestión entorno la que gira el ejercicio es la siguiente siguiente: ¿Qué sucedería si algunas de las marcas top intercambiaran el color de sus logotipos con el de la competencia? Aunque pueda parecer algo trivial, el color, sin lugar a dudas, es uno de los elementos gráficos más importantes. Marcas como Ferrari, por ejemplo, tienen patentado su color, así que imaginaos cuál es la importancia. El color si no lo es todo en la identidad visual de una marca lo es casi. Y si no te lo crees aún, espera a ver el trabajo de Printsome’s. No tiene desperdicio.

¿Conclusión? Una marca sin su color está desnuda, desprotegida… El color comunica y transmite emociones. ¿Qué es acaso IKEA sin su azul/amarillo o Netflix sin su rojo tan característico?

Airbnb y Booking.com

Amazon Prime y Netflix

British Airways y Virgin

Juventus y Atlético de Madrid

Xbox y Play Station

Grindr y Tinder

IKEA y Muji

Marvel y DC

Guiness y Stella Artois

¡Obtén las mejores historias virales directamente en tu bandeja de entrada!

No te preocupes, nada de spam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.