6 Views

Cara Delevingne protesta contra la caza furtiva en la campaña de I’m Not A Trophy

En pleno siglo XXI aún se sigue practicando la caza furtiva como deporte o, peor aún, para abastecer el negocio del mercado de pieles, en el que muchas firmas de ropa de alto renombre están interesadas. ¿Para qué? Para obtener materiales para la fabricación de prendas de ropa de lujo. Al parecer muchas marcas no aprenden y siguen creyendo que es muy digno y fashion vestir con los restos de animales muertos. Si no tenemos suficiente con alimentarnos de ellos, ¿encima los cazamos indiscriminadamente para poder seguir fomentando y enriqueciendo a un segmento de la industria de la moda que encarece sus productos con la excusa de ser auténticos, cuando no son más que el resultado de una mentalidad retrograda e innecesaria? Qué perversos podemos llegar a ser.

El asunto no es para menos, pues hay hasta organizaciones mundiales cuya razón de ser no es otra que la de luchar y concienciar sobre las consecuencias que implica la caza furtiva. I’m Not A Trophy es una de esas organizaciones mundiales, y su mensaje ha conseguido llegar a millones de personas gracias a su reciente colaboración con la actriz y supermodelo Cara Delevingne, quien afirma ser una gran amante de los animales y fiel defensora de sus derechos.

Según I’m Not A Trophy, el planeta Tierra ha perdido prácticamente la mitad de su vida salvaje en los últimos 40 años. Escalofriante, ¿verdad?

El estreno de esta nueva iniciativa busca posicionarse como un movimiento global destinado a concienciar sobre los actos maliciosos que implica la incesante caza de trofeos y la caza furtiva de especies en peligro de extinción.

Cara Delevingne, la nueva ambassador de I’m Not A Trophy, ha prestado su cuerpo como lienzo para que el artista y fotógrafo francés Arno Elias incorporara tatuajes de rinocerontes, elefantes y leones, entre otras especies. “Cara es la genuina personificación de I’m Not A Trophy. Una auténtica mujer que actúa según sus propias reglas. El entusiasmo de Cara y su vivacidad dan energía a nuestro mensaje sobre la protección de la vida salvaje”, afirma el artista.

La elección de Cara ha sido de lo más acertada. Es una de los rostros más reconocidos del panorama mediático mundial, y no solo por su largo recorrido en el mundo de las pasarelas, sino también por su reciente carrera como actriz que va viento en popa. Tampoco podemos olvidarnos de su increíble grado de influencia en las redes sociales, ya que su voz llega a más de 30 millones de seguidores en Instagram y 5 millones en Twitter.

Y por último, aunque no menos importante, cabe decir que las fotografías de Cara Delevingne muestran la libertad y la liberación de la mujer y su voz para luchar por causas mayores. El proyecto no solo articula un mensaje que hace frente a la memoria de las especies afectadas por la caza furtiva, sino que al mismo tiempo consigue generar una gran fuerza motriz que empodera y motiva a que haya mujeres jóvenes que sigan sus pasos.

cfa3279e77bd7fe6e48d13661d63c817

0ebc4e62179f2ab56662552a7a2b873d

a0f08ee48e921b0e6ed7ad858a6a4287

8e84b0243d0730953248426b68eb4506

0c1edeb759274054976e64688d205e1e

[Visto en La Vanguardia]

¡Obtén las mejores historias virales directamente en tu bandeja de entrada!

No te preocupes, nada de spam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.