4 Views

El nacimiento de una nueva marca transmediática: J.K. Rowling’s Wizarding World

Después de que se estrenara Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte 2 el 7 de julio de 2011, el último episodio de la saga creada por J.K. Rowling, parecía que la historia se iba a dar por concluida, pero no fue así. La autora de uno de los mayores casos de éxito del siglo XXI de branding literario (por llamarlo de alguna forma) todavía creía que aún quedaba mucho por contar y, por supuesto, resolver infinidad de dudas que surgieron a lo largo de la heptalogía. 7 libros y 8 películas no fueron suficientes para contarnos el gran universo que había creado. Digamos que Harry Potter solo fue el principio de algo más grande que aún estaba por venir. La marca que creó J.K. Rowling aún estaba latente y su identidad aún no estaba consolidada.

¿Como se puede seguir contando una historia sin necesidad de escribir un libro o producir una película? La respuesta es simple: Internet. Actualmente, existen infinidad de canales con los que poder llegar a un determinado público. Y si eres un personaje de una notoriedad desbordante como J.K. Rowling, aún lo tienes más fácil. Y así fue como nació Pottermore.

Estoy encantada de poder proporcionaros algo único. Una experiencia de lectura on-line diferente a cualquier otra. Se llama Pottermore. Es la misma historia pero con unas cuantas adiciones cruciales, de las cuales la más importante eres tú”

Como bien dijo J.K., Pottermore nació no solo con el objetivo de contar lo que no fue contado, sino, sobre todo, para hacer participe a los seguidores de una experiencia inigualable: poder sumergirse de lleno en la historia y ser protagonistas.

Pottermore no era solo una comunidad de fans, sino una red social -con sus limitaciones- donde poder interactuar con otros mientras explorabas de nuevo los libros de Harry Potter, pero esta vez de una forma nunca antes vista: una aventura repleta de fantásticas ilustraciones animadas.

Por primera vez podías seguir los mismos pasos que siguió Harry Potter. A través de un ingenioso test de personalidad podías ser seleccionado para formar parte de una de las cuatro grandes casas del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, y  también averiguar que varita te correspondía según tus rasgos y aptitudes. A medida que ibas avanzando desbloqueabas recompensas: nuevos contenidos exclusivos creados por J.K. Rowling, ingredientes especiales con los que poder hacer pociones, y puntos para tu casa.

Entonces, ¿qué era Pottermore? ¿Un juego social interactivo? En gran medida podría ser visto como uno, al fin y al cabo, exigía una implicación por parte del internauta, tenía su propio sistema de recompensa, etc. Pero nos quedaríamos cortos si dijéramos que era solo un juego. ¿Era una red social? No como tal. Facebook es la red social por antonomasia y su modelo dista mucho del de Pottermore, así que la etiqueta de “red social” le queda un poco grande. En definitiva, podríamos estar eternamente haciendo suposiciones y comparaciones para averiguar qué era Pottermore y no conseguiríamos encasillarlo en una categoría concreta, básicamente porque Pottermore era un medio híbrido: un poco de todo y mucho de nada. He ahí la gran incógnita querido Watson.

Llegados a este punto os habréis fijado de que hemos estado hablado en pretérito, como si Pottermore ya no existiese, y bueno, en cierto modo, dejó de existir tal y como lo conocíamos. Pottermore había cumplido su función original y necesitaba evolucionar como todo organismo vivo para poder seguir teniendo sentido.

Actualmente Pottermore ya no es el medio híbrido que era. J.K. Rowling vio oportuno dar por finalizada esa faceta y convertir el site en un portal de noticias relacionadas con el mundo de HP. Así pues, el futuro de Pottermore está sujeto a la misma libertad que el vaivén impredecible de la pluma de J.K. que lleva en activo desde hace ya casi 20 años. Nadie mejor que ella sabe hasta donde va a llegar este viaje.

Con todo lo sucedido, la marca de J.K. estaba apunto de consolidarse y cobrar forma, solo faltaba un ingrediente inesperado.

A finales del 2014 Warner Bros anunció que iba a producir un spin-off de Animales Fantásticos y Donde Encontrarlos, cuyo estreno tendría lugar el 18 de noviembre de este mismo año. Con este hito, el mundo de JK Rowling había ampliado sus horizontes y ya no podía seguir siendo un concepto abstracto en materia de branding.

Harry Potter ya no era un todo, sino parte de un gran universo cuya llama se había avivado de nuevo. El entramado orgánico articulado por J.K. había llegado a un punto que necesitaba una identidad integral que lo anclara absolutamente todo. “J.K Rowling’s Wizarding World”, una gran marca viva con un potencial comercial de limites insospechados -al menos por ahora- que aún tiene mucho que ofrecernos.

ddbcf48162526f9c2a61e4f566a99c50

Esto solo acaba de empezar…

¡Obtén las mejores historias virales directamente en tu bandeja de entrada!

No te preocupes, nada de spam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.