7 Views

En el último spot de Apple todo el mundo pierde la cabeza por una cebolla

Hoy en día cualquiera que tenga un smartphone medio decente dispone de una cámara fotográfica con la suficiente resolución como para poder producir, sin problemas, un spot de 30″ o un corto cinematográfico. Lo demás ya depende de la creatividad y del ingenio que uno le ponga.

Las facilidades para llevar a cabo un proyecto cinematográfico están a nuestro alcance gracias a la infinidad de herramientas que nos brinda el incesante progreso tecnológico. Nosotros mismos podemos producir un contenido, y más tarde, difundirlo  en plataformas como Vimeo o YouTube para que el resto del mundo conozca nuestro trabajo.

Y esa misma idea es la que Apple refleja en su último spot, desarrollado por la agencia TBWA\Media Arts Lab. “Onions” narra la historia de una niña que decide grabar a su madre cortando una cebolla, un hecho cotidiano sin ningún tipo de atractivo aparente. Pero entonces, la niña decide subir el vídeo a Internet, sin saber el inmenso ruido que conseguirá generar en la red. A todo el mundo le fascina el vídeo, tanto, que se convierte en un viral. No solo eso, sino que consigue ganar un premio, entregado, ni más ni menos, que por el actor Niel Patrick Harris. Y os preguntaréis, ¿y qué puede tener de atractivo un vídeo de esas características? Pues esa mima pregunta nos la podríamos hacer cada vez que algo se convierte en viral y carece de sentido alguno, como en este caso.

En una misma lectura podemos detectar dos aspectos clave para entender la realidad que representa “Onions”.

En primer lugar, en el spot vemos la facilidad que tenemos para poder crear un vídeo de calidad con un dispositivo móvil, en este caso, un iPhone 6S con resolución de video 4K, sin tener conocimientos profesionales en materia de fotografía y vídeo. Cualquier cosa que enfoques con un móvil de esas características se verá genial, y ese es exactamente el mensaje que Apple quiere transmitirnos.

Y, sin lugar a dudas, el tema que más se ha exprimido a la hora de construir la campaña es la capacidad que puede tener un contenido para viralizarse como la espuma por toda la red, hasta el punto de convertirse en una hipérbole que roza lo absurdo. ¿Cómo un vídeo de una cebolla puede causar tanta expectación y generar tanto ruido?
El spot es una exageración total, pero no deja de ser un ejemplo muy real del contexto socio-tecnológico en el que nos encontramos.

¿Moraleja? Si quieres, puedes, solo es cuestión de atreverse. La suerte sonríe a los audaces.

¡Obtén las mejores historias virales directamente en tu bandeja de entrada!

No te preocupes, nada de spam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.