4 Views

La nueva campaña de Coca Cola recupera el espíritu de la Navidad y nos traslada a sus orígenes

Una marca cuando alcanza una cierta notoriedad y llega a conseguir una posición privilegiada en el mercado puede llegar a ejercer un gran poder sobre la sociedad. No solo puede influir a corto-medio plazo sobre sus respectivos públicos objetivos, sino que a largo plazo puede provocar cambios socioculturales.

Un claro ejemplo pragmático y muy real es el de Coca-Cola, cuyo producto, un refresco normal y corriente, posee un valor intangible sin parangón. Al igual que cualquier religión, Coca Cola tiene su propio consumidor devoto y no cumple con el perfil común, sino que la percepción de este sobre la marca trasciende y rompe los estándares vinculantes. El que es de Coca-Cola, lo es hasta la muerte y no le vale otra marca.

Pero Coca-Cola ha hecho mucho más que crear un producto único e inigualable con un público incondicional, ha vestido de rojo al personaje navideño por excelencia y lo ha convertido en un ídolo de masas. Sí, en efecto, me estoy refiriendo a Santa Claus, Nikolaus, Julemanden, Père Noël, Babbo Natale o Papá Noel, como todos le conocemos en España.

Santa Claus pasó de vestir el verde -no el de Amena- a vestir el rojo gracias a la publicidad  que llevó a cabo Coca-Cola para la Navidad de hace unas cuantas décadas. En su momento pudo ser una estrategia creativa bastante original e impactante, pero si evaluamos detenidamente toda el que ha recorrido a lo largo de los años y los cambios que ha generado en la sociedad, la podemos calificar de genuina y osada cuando menos.  Es importante precisar que no fue tan importante el vestir de rojo a Santa Claus como el hecho de que la sociedad se apropiara de él, convirtiéndolo en un personaje popular y en el súmmum de los iconos de la simbología navideña. Ahora Santa Claus siempre va de rojo, ya sea en libros, películas o incluso en publicidad y eso es algo por lo que Coca-Cola debería sentirse autorealizada como marca.

faceb815dac547e6edec01c1f40f10d4

Estas navidades Coca-Cola nos presenta su campaña que lleva por nombre #HazFelizaAlguien y tiene como objetivo concienciar a todo el mundo que con pequeños gestos podemos conseguir grandes cosas.

El spot ha sido creado por Ogilvy & Mather Alemania y adaptado al mercado español por la agencia McCann Madrid. Sigue una estética clásica pero inspira ternura. La música es elemento más destacable de toda la pieza, pues no solo es pegadiza sino que se trata de una versión de Make Someone Happy de 1965 del conocido Jimmy Durante.

Coca-Cola siente tentación por las sonrisas y por la felicidad, por ello ha llevado a cabo una iniciativa muy especial para estas fechas cuyo público objetivo son los niños. Y es que Papá Noel podrá felicitar la Navidad a todos los niños cuyos padres o familiares entren en el site especial que ha creado la marca y, tan solo con introducir el nombre pertinente del niño, este tendrá la posibilidad de recibir esa llamada tan especial. ¿No es fantástico?

e07964f38b1d585eb4ef75f7594d6569

Y por si eso fuera poco, a todos los públicos nos dan la opción de enviar una ‘carta digital’ a nuestros seres queridos tan solo escribiendo su nombre y un emotivo mensaje.

A diferencia de la campaña europea, en Estados Unidos, Coca-Cola ha lanzado una serie de piezas gráficas muy nostálgicas que nos evocan a la publicidad de los inicios de la marca. Y también ha modificado el packaging de sus botellas de forma temporal para conmemorar la festividad.

27e59a6107c80b7b9e6dfec095e307ac

1a9a459518e9f1eb16728869b8b1f4fb

87b43d68d8d7472450b541642b264b8c

ba5d2aa038f91a6518cf20806174f914

¡Obtén las mejores historias virales directamente en tu bandeja de entrada!

No te preocupes, nada de spam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.