10 Views

El trabajo de un sound designer convertido en una obra maestra

Muchas veces vemos un anuncio y no valoramos el trabajo que ha habido detrás. Ya no estoy hablando del proceso de conceptualización, de la estrategia, ni de nada de eso, sino de la producción. El mérito no es solo para la agencia y el equipo creativo que ha conseguido su creación, ya que todo gran anuncio tiene un gran trabajo de producción detrás. Dependiendo de la complejidad técnico-audiovisual del anuncio, habrá más o menos personas que intervengan en el proceso. Todas ellas son esenciales y nunca van a gozar de ese protagonismo, a menos que haya alguien dispuesto a recordarnos que existen. De eso trata The Foley Artist, una apología audiovisual dirigida por Oliver Holms que nos muestra el trabajo magistral de un sound designer de una forma muy cómica y de lo más curiosa. Digno de ver sin spoilers. ¡Disfrutadlo!

[Vía DesignTaxi]

¡Obtén las mejores historias virales directamente en tu bandeja de entrada!

No te preocupes, nada de spam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.